Selecciona Tus Preferencias de Cookies

Utilizamos cookies y herramientas similares que son necesarias para permitirte realizar compras, mejorar tu experiencia de compra y prestar nuestros servicios, como se detalla en nuestro Aviso de cookies. También utilizamos estas cookies para comprender cómo los clientes usan nuestros servicios (por ejemplo, midiendo las visitas al sitio) para que podamos realizar mejoras.

Si estás de acuerdo, también usaremos cookies para complementar tu experiencia de compra, como se describe en nuestro Aviso de cookies. Esto incluye el uso de cookies de terceros con el fin de mostrar y medir anuncios basados en intereses. Haz clic en "Personalizar cookies" para rechazar estas cookies, realizar elecciones más detalladas u obtener más información.

Personalizar cookies

Opinión del cliente

Revisado en España el 10 de octubre de 2019
Mi idilio con la Sonos Beam ha durado apenas un par de días. Fue amor a primera vista: un producto bien acabado, bonito, con una voz preciosa (Alexa) y atenta a mis necesidades.
Sin embargo, según iban pasando las horas y nos íbamos conociendo mejor me daba cuenta de que la pequeña Beam no era lo que necesitaba. Era un querer y no poder. Deseaba que se quedase en mi casa, que formase parte de la familia porque a todos les caía bien, especialmente a mi hijo de 3 años que hizo buenas migas con Alexa, pero yo no acababa de verlo.
Las razones de mi desilusión no eran del todo imprevisibles: la carencia de DTS y otros formatos aparte del Doby me eran conocidas pero no las sufrí hasta comprobar cuántos de mis blu-rays o mkvs quedaban limitados a un sonido stereo.
Mi idea era ampliar la BEAM a 5.1 en el futuro, pero no le vi mucho sentido por la limitación de codecs, entradas y salidas, falta de Bluetooth y precio total de la configuración (el sub es carísimo y los play 1 baratos no son, aunque los resultones Symfonisk de Ikea podrían venir al auxilio).
Es cierto que actualmente para ver Netflix o Amazon no hay problema y que el contenido llega en Dolby 5.1 pero ¿qué pasaría en el futuro? Actualizaría Sonos la Beam para soportar otros formatos que se van imponiendo poco a poco, o me quedaría siempre estancado en el veterano Dolby 5.1. Incertidumbre. Y cuando uno compra un producto para tenerlo por mucho tiempo quiere ciertas garantías. Además, ahora mismo solo tengo una Nintendo Switch, pero en el futuro adquiriré una consola de las grandes (hola PS5, te espero) puesto que soy jugador de toda la vida, y me encantaría disponer de una buena inmersión a ser posible sin una maraña de cables.
No se puede negar que la barra produce un sonido excelente y amplio, pero no era sensiblemente superior al de mi LG en volúmenes normales viendo cine y tv. Sí que lo era en cambio en la reproducción de música. Pero ¿cine? No notaba una mejoría tan notable. Ligera sí, notable no. En juegos otro tanto.
Mi Beam tenía una presencia de sonido grande pero engañosa. Se notaba cierto artificio en esa amplitud porque, a pesar de sentirse más grande de lo que su tamaño indica, el sonido seguía siendo muy focalizado. Suena a contradicción pero no lo puedo explicar de otra forma.
Mi salón es amplio para los estándares españoles, supongo que medio y pequeño para los americanos (unos 6.5x5) y quizá la Beam se perdía en ese espacio aunque reconozco que la ecualización Trueplay que se puede hacer con dispositivos ios mejora sensiblemente el sonido, pero aún así...
Nota: si no tienes un iphone o Ipad o no te lo puede dejar alguien, no compres la Beam. Considero la ecualización automática indispensable y no está disponible en Android.
Sin duda en una habitación o un salón pequeño se encontraría más en su elemento. Si hubiese tenido presupuesto para ello, no dudaría en haberla colocado en un lugar de honor en mi habitación. Pero como ya tengo ahí una antigua barra Philips más que resultona, y el presupuesto familiar es el que es, la Beam tuvo que hacer la maleta e irse.
Pros:
- Preciosa
- Sonos y su ecosistema
- Alexa
- Sonido limpio, amplio y cálido Trueplay mediante.

Contras:
- 1 HDMI
- Solo Dolby Digital 5.1, Stereo o Prologic (¿en 2019? ¿en serio?)
- Sin Bluetooth (claro es que el Wifi tiene más calidad y bla bla bla, pero limitar opciones no es lo suyo. Si me quedo sin Wifi en casa por lo que sea, adiós)
- Sonido escaso para estancias amplias. Es más apropiada para salones pequeños o habitaciones.
- Nada de Trueplay (ecualización por micro) en Android y realmente marca la diferencia.

No puedo acabar este comentario sin dar a la Sonos una carta de recomendación, porque aunque no haya encontrado el hueco en mi casa, sin duda se merece su sitio en otras.
La Beam cumplirá si la instancia en la que se coloca no es muy grande, si le pides mayoritariamente cine y series en streaming frente a blurays, mkvs o juegos, si das más importancia a la música que al cine, si quieres empezar o ampliar el mejor sistema multiroom del mercado y si la integración con Alexa tiene más peso que otras consideraciones.

PD: el cable HDMI suministrado no se entendía con mi LG y de la barra no salía sonido alguno de mi tele pese a pelearme con todas las opciones. Fue cambiar el cable y voilá.
A 65 personas les ha parecido esto útil
Informar de un abuso Permalink

Detalles del producto

4,6 de 5 estrellas
4,6 de 5
1.593 valoraciones globales