Selecciona Tus Preferencias de Cookies

Utilizamos cookies y herramientas similares que son necesarias para permitirte realizar compras, mejorar tu experiencia de compra y prestar nuestros servicios, como se detalla en nuestro Aviso de cookies. También utilizamos estas cookies para comprender cómo los clientes usan nuestros servicios (por ejemplo, midiendo las visitas al sitio) para que podamos realizar mejoras.

Si estás de acuerdo, también usaremos cookies para complementar tu experiencia de compra, como se describe en nuestro Aviso de cookies. Esto incluye el uso de cookies de terceros con el fin de mostrar y medir anuncios basados en intereses. Haz clic en "Personalizar cookies" para rechazar estas cookies, realizar elecciones más detalladas u obtener más información.

Personalizar cookies

Opinión del cliente

Revisado en España el 19 de julio de 2020
Aunque intenta ser original y contar la historia del mundo desde una óptica no eurocéntrica, como buen historiador inglés los prejuicios lastran su libro con afirmaciones tendenciosas, medias verdades y ocultaciones. Al pasar a hablar de Portugal y España, al autor le pueden los prejuicios y la Leyenda Negra. Ejemplos. Para Frankopan, el imperialismo ibérico dejó derroches y desperdicios económicos como el monasterio del Escorial, en cambio ese mismo imperialismo dejo el "impresionante" urbanismo de Londres o Amsterdam y el siglo de las luces holandés, lleno de maravillas artísticas. Este señor evidentemente desconoce el legado cultural español del siglo de Oro o lo ignora. Como ignora que clase de culturas eran la azteca e inca, e ignora las maravillosas ricas y multiculturales ciudades de la América hispana, mucho más avanzadas e integradas que las colonias que dejaron sus admirados países septentrionales.
También afirma que la guerra en Europa era su estado natural, por contra, en el resto del mundo, donde los estallidos de violencia eran ocasionales y breves, salpicados de grandes periodos de paz. Una afirmación realmente ridícula y que muestra un profundo desconocimiento de los violentos imperios que se fueron sucediendo por todo el orbe a lo largo de la historia, como los inestables imperios chino e hindú, cambiando de manos casi a cada siglo.
Otro intelectual metido a historiador lleno de odio y mezquindad hacia los países del sur de Europa y al que le encanta soltar un puñado de perlas "críticas" que alejen su libro de la historiografía tradicional y le permitan hacer caja.
Comprendo y comparto sus críticas hacia el papel ejercido por EEUU estas últimas décadas. Ahí se le ve bastante la ideología progre que empapa su visión del mundo. Primero porque la URSS no fue mejor antagonista.
Al estar editado en 2013, casi todas sus conclusiones ya han sido invalidadas 7 años después, Primero porque la bajada del precio del petróleo y el auge de las renovables están poniendo a los manirrotos países productores contra las cuerdas. Véase Venezuela o cualquiera de las ex repúblicas soviéticas de Asia.
Como conclusión no tiene desperdicio una de sus frases finales, augurando que Irán dará estabilidad y paz a la región como en el pasado Y se ha quedado tan ancho. Que dios nos coja confesados si los barbudos del turbante van a traernos la paz. Ya hemos visto su papel en Siria sosteniendo al asesino Asad.
Total, inglés y de izquierdas, qué podía salir bien.
A 21 personas les ha parecido esto útil
Informar de un abuso Permalink

Detalles del producto

4,6 de 5 estrellas
4,6 de 5
92 valoraciones globales