Selecciona Tus Preferencias de Cookies

Utilizamos cookies y herramientas similares para mejorar tu experiencia de compra, prestar nuestros servicios, entender cómo los utilizas para poder mejorarlos, y para mostrarte anuncios. Terceros autorizados también utilizan estas herramientas en relación con los anuncios que mostramos.

Personalizar cookies

Opinión del cliente

TOP 500 COMENTARISTAS
Revisado en España el 24 de abril de 2019
Dentro del mundo de la pseudo-historia, por llamarla así, existe una corriente que afirma que existió una “civilización primordial” en torno al 12.000 a.C.,(algunos la identifican con la Atlántida) y que desapareció debido a algún cataclismo, pero cuyos supervivientes se extendieron por todo el mundo e influyeron en diversas civilizaciones históricas. El objetivo de estos pseudo-historiadores es rastrear esas evidencias por todo el mundo, ya sea bajo forma de restos arqueológicos, o incluso mitos. Entre estos autores estarían Graham Hancock, Robert Bauval, Robert Schoch, John Anthony West, etc.
El autor del presente libro, (que no historiador ni arqueólogo, sino científico) se propone evidenciar si hay algo de cierto en esa teoría. Desde una perspectiva racional y científica, alejada de sensacionalismos, encuentra que no hay razones ni motivos para sustentar esas hipótesis.
A lo largo del libro hace un repaso de todas las “pruebas” que los pseudo-historiadores aportan para sustentar sus teorías. En los sucesivos capítulos del libro analiza la Atlántida, Lemuria, Mu, La Gran Pirámide, la Esfinge, las civilizaciones de América (olmecas, mayas, incas…), monumentos “misteriosos” (Nazca, Sacsayhuamán, Isla de Pascua…), conocimientos “olvidados” (megalitismo, Malta, Stonehenge, mapa del Piri Reis…), el mito del Diluvio Universal, civilizaciones prehistóricas (Göbekli Tepe, Gunung Padang, Bimini…) y acaba con un capítulo en el que expone la difusión prehistórica del Homo Sapiens por el mundo
Todas y cada una de estas supuestas “pruebas” son refutadas por el autor, de manera elegante, precisa, ponderada y elaborando un relato muy ameno de leer y muy clarificador. Ideal para el que quiera adentrarse en este mundo, como antídoto ante posibles lecturas “heterodoxas”. Y que conste que el autor no para de mostrar su asombro ante las realizaciones antiguas, pero las explica de forma racional. Los monumentos antiguos se construyeron con las técnicas del momento, sin necesidad de acudir a atlantes o extraterrestres. Lo cual no quita para que reconozca que en algunos casos que presenta no hay a fecha de hoy explicación clara de su origen o construcción.
En resumen, un muy buen libro para adentrarse en el mundo de las civilizaciones desaparecidas, pero desde una óptica racional.
A 8 personas les ha parecido esto útil
Informar de un abuso Permalink

Detalles del producto

4,0 de 5 estrellas
4 de 5
9 valoraciones globales